Cuando Sara Carbonero acabó con el buen periodismo

La semana pasada muchos muros de Facebook  se hacían eco de la noticia sobre la entrevista publicada por la revista Vanitiy Fair a la periodista Rosa María Calaf, con el llamativo titular: “Sara Carbonero hace un flaco favor al periodismo”. Como  muchísimas otras personas seguí leyendo la noticia, para comprobar que la entrevista iba  por derroteros muchos más amplios y que Calaf analizaba la lamentable situación del periodismo actual, definiéndolo como ” absolutamente mercenario, sectario, al servicio de unos intereses económicos que serán todo lo legales que queramos, pero que son muy poco legítimos”.  Suscribo sus palabras al 100%. Pero lo que me alarmó de sus declaraciones fue la ejemplificación en una sola persona de un hecho tan grave y complejo, como es la penosa situación de nuestros medios de comunicación, en un persona que resulta ser mujer, joven y extremadamente guapa. Paradójicamente Carbonero se convierte en la diana en lugar de aquéllos que dirigen los medios de comunicación, en masculino porque son hombres, y que se lucran sin tapujos a base de perpetuar una imagen estereotipada de las mujeres. ¿Cuál es la moraleja que queda en el subconsciente colectivo? No las certeras declaraciones de Calaf sobre los medios, sino que Sara Carbonero “frivoliza la imagen de la mujer y contribuye a que la apariencia sea más importante que el contenido». No soy seguidora de Sara Carbonero, fundamentalmente porque automáticamente cambio de canal cuando comienzan las noticias de deportes, o la información “rosa” sobre fútbol  dedicada a estirar hasta lo insufrible los comentarios intrascendentes y muchas veces soeces de entrenadores y jugadores, pero que supuestamente es información “seria” porque se incluye en los telediarios. Solo tengo una certeza sobre Carbonero, y es que no debería ser el sujeto del titular de esta noticia sino el objeto, porque son los magnates de esos medios los culpables de promover una imagen frívola de las mujeres. Según el Informe Mundial sobre la Condición de la Mujer en los Medios de Comunicación  de 2011, el  46 % de las noticias alimentan los estereotipos de género, y no por culpa de una, dos o tres mil Sara Carbonero. Los medios de comunicación masivos constituyen un instrumento legitimador del sistema patriarcal. Carbonero se está forrando gracias a la imagen que los hombres que dirigen los medios promueven de las mujeres, pero no nos equivoquemos pensando que ella es la culpable, porque nos desviaríamos del auténtico foco del problema y con ello, erraríamos en la búsqueda de soluciones.

Esther de la Rosa
@estherdelarosa
Periodista, integrante de la RIMPYC-Red Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s