Nos reunimos con Mozn Hassan, directora de Nazra, Instituto de Investigaciones Feministas de Egipto.

El pasado martes nos reunimos con esta activista egipicia. El encuentro se llevó a cabo gracias a la Plataforma 2015 y +, que con motivo de la presentación de su anuario invitó a Mozn Hassan a España.

De la Red Internacional de Mujeres Periodistas y Comunicadoras-Madrid acudimos tres compañeras (Lourdes, Ana e Irina). Hablamos de gran cantidad de temas con Mozn y otras tres compañeras de la plataforma. Fue un encuentro informal muy agradable, con pastas, té y café. De esos que hacen plantearse la importancia de hacer redes, de conocernos más las mujeres en lucha. De los que responden a dudas y abren aprendizajes. En palabras de una de las compañeras: “Realmente, escuchar a Mozn Hassan fue muy interesante, pero lo que más me gustó fue su mente amplia y abierta para entender que todos cabemos en este planeta”.

Para las personas que no las conozcais, os dejamos un breve video de Youtube y un artículo que escribió para el New York Times para junio del año 2011.

Un poco sobre ella misma y Nazra

A la pregunta de por qué se hizo feminista, Mozn contesta que es la pregunta que siempre le hacen (esa y por qué habla tan bien inglés. Aquí se enfada un poco, y opina que si la gente no mete en google Egipto, si no sabe que allí también hay escuelas…).

Nos cuenta que, de adolescente, se revelaba. Reclamaba que su hermano no tuviera privilegios, que hiciera lo mismo que ella. Considera que sus padres son gente progresista. Su padre, un día, le llevó un libro de una mujer egipcia. Le dijo que era para que viera que no era diferente del resto de las mujeres, que buscaba lo mismo que muchas de ellas antes: ser tratada de forma justa.

Su madre es una mujer a la que no considera feminista, pero sí fuerte. Ha vivido en Arabia Saudí con ella, que sigue allí. Gracias a su familia puede ver la vida con ojos de mujer.

En cuanto a Nazra, es una asociación mixta (hombres y mujeres) que nace en el 2005. Hacen documentación, estudios y trabajo de concienciación para mostrar que el feminismo es importante. Cita, por ejemplo, el proyecto “Explooring Taboos” que se lleva a cabo desde el 2008 en el que, empleando los medios de comunicación analizan la construcción de la masculinidad y la feminidad para mostrar que esta es social y que en Egipto hay aspectos que están censurados. Son talleres participativos, e indica que tienen muy buena acogida y que después la gente suele seguir participando con la organización.

Los feminismos: ¿árabe, islámico? 

Ante la pregunta de si se considera feminista árabe, islámica, si opina que se puede hacer una distinción clara o incluso separar esas escuelas de pensamiento, indica que ella es feminista. Cree innecesario hacer esa distinción. “Soy feminista, soy mujer”. Para ella es más importante remarcar la lucha que se lleva a cabo antes que poner de nuevo el acento en si eres islámica o no.

Opina que el Islamismo es más un tema cultural. Además, se generaliza mucho. Egipto es islámico, y Argelia, Arabia Saudí, Marruecos, Melilla, Nigeria… Y no son iguales, son países distintos, con leyes distintas, donde la vida y la experiencia de ser mujer es diversa.

Otra compañera de la Red compara con el cristianismo en países como España. También hay feministas cristianas (Católicas por el derecho a decidir, por ejemplo) a las que tampoco entiende. Ve el cristianismo efectivamente como un tema cultural, que nos marca en nuestra vida por estar en un país que se llama así. Nos condiciona, por lo que hay que tenerlo presente. Pero considera que la diferencia es que en algunos países sí hay leyes islámicas.

Cuando le preguntamos si la diferencia de hablar del Feminismo Islámico es porque en estos países el Corán es fuente de Ley, sabiendo que ella es jurista, nos responde de nuevo que cree que es un tema más cultural.

Mozn cree que todas las feministas que defienden sus ideas, más fanáticas o menos, al estar aquí debemos convivir. A ella la lucha de todas le parece perfecta, pero que lo que realmente le parece importante es poder ser feliz.

Dice que algunas de las mujeres que le rodean, las feministas, no sabe si son felices porque están hablando siempre de sus divorcios… Ella no va a permitir ser la segunda mujer de nadie (en Egipto la poligamia está permitida), pero  tampoco es su obsesión el divorcio, ser divorciada (su tesis doctoral analiza desde un punto legal este y la poligamia en el contexto feminista egipcio). “Yo quiero reirme, ser feliz, creo que eso es más importante que llamarte feminista. Luchar por esto, pero con una sonrisa, no ser tan radical que pierdas esa capacidad”.

Cuando le preguntamos si ella, que ha viajado y ha hablado con mujeres de todo el mundo, considera que las luchas son iguales, responde que cree que las mujeres tienen problemas en todo el mundo y que las luchas, como estamos viendo en esta conversación, son similares. No le gusta la idea de que todas las mujeres seamos iguales. Tampoco es partidaria de dedicar su tiempo en equiparar derechos como hacen algunas mujeres feministas juristas; no piensa que esté mal, pero su lucha no está encaminada a esto.

El tema del hiyab

Una compañera de la Red señala la importancia de tener encuentros como estos, de dar voz a mujeres árabes. Indica que empezó a interesarse por esas “otras” mujeres cuando percibió que aquí en Occidente, los medios de comunicación hablan sobre todas las “mujeres árabes” como “velos con patas”… Sin deseos, sin cerebro, deshumanizadas. Trabajo como el de Nazra, o mujeres como Mozn la dan argumentos para desmontar estos estereotipos y poder mostrar mujeres variadas, feminismos variados…

Mozn señala que tiene amigas en Occidente, en Inglaterra, que usan velo. Dice que no lo entiende, pero que ellas lo usan y son igual de combativas están en la lucha de la misma manera que si no lo llevaran. Justificna el uso porque aquí se siente observadas, juzgadas y menospreciadas.

Las mujeres en Egipto usan velo. Ella no lo lleva. No lo ha hecho nunca y sí hubo una época en que era muy radical, que no entendía el uso. Ahora ha cambiado de idea porque lo que la importa es que las mujeres peleen, sean felices, luchen por sus derechos.

También indica que aquí, en Occidente, cuando va por la calle cree que la miran. Por tener un color de piel más oscura. Eso no la pasa en Egipto. Bromea indicando que a veces se ha planteado si es porque tiene cara de árabe. Le ha pasado en Inglaterra, en España… Y por eso puede entender que alguien se ponga velo, que afiance su identidad.

Ana, de la Red Madrid, dice que tiene amigas árabes que en sus países no llevaban velo y que fue cuando vinieron aquí que se lo pusieron, precisamente por la reivindicación de la identidad.

Irina, de la Red Madrid, cuenta que odia el debate del velo. Considera que cuando conoces a una mujer árabe, cuando vas a un país árabe siempre se pregunta si lleva velo, si no, por qué ha tomado esa decisión… Ella prefiere centrarse más en lo que nos une como mujeres luchadoras que en lo que nos separa.

Mozn entiende el por qué de esa pregunta, de esa duda por parte de las feministas. El tema de la liberación de las mujeres, que no sea una imposición, es importante. A ella le preocupa más cómo se usa el velo en los países occidentales que en su país. Las mujeres migrantes, los guetos… El problema no es sólo el velo. Son las condiciones en que se lo ponen, la opresión de la gente que las ve, la obligación de llevarlo.

La experiencia en la Plaza Tahrir y la Revolución egipcia.

Leímos que se formó una Red, el llamado “Front to defend protestors in Egypt, con 40 organizaciones vinculadas al movimiento feminista, lucha por los derechos de las mujeres, de la sociedad civil, de colectivos LGTB…

Mozn nos explica que “The Front” viene más o menos desde el 2005, y que llevan dando soporte legal, sanitario, etc.,  a los manifestantes desde entonces, sobre todo con las manifestaciones de 2008 y 2010.

Por eso, el 25 de enero se convocó el operativo. Empezó como siempre. Aunque sí había más cantidad de gente, no fue hasta días posteriores que se dieron cuenta de la importancia que estaba tomando. Cuando el día 26 o 27 cortaron los móviles y  las comunicaciones… Mozn es usuaria activa de Facebook porque tiene amigos expertos en seguridad informática que le habían dicho que no pasaba nada, que Internet era seguro. Cuando se cayeron las redes, pensó que qué estaba haciendo, que no había seguridad. 

Comenta lo duro que fue estar sin móvil, sin internet. Sobre todo cuando estando en la plaza descubrieron que no había línea, que no se podían comunicar con el exterior, pensó que había llegado un momento de mucho peligro. Su madre es enfermera por lo que está acostumbrada a ver cosas duras, pero esos días pasó miedo. Por ejemplo, cuando incendiaron el edificio gubernamental, pensó que íban a morir todos allí.

Leemos en voz alta una cita en la que señala queWomen broke the norms. We played a different role than that ascribed to us by tradition and culture. We struggled for change, both in politics and within ourselves, to prove that we were up to the challenge. And we succeeded. I saw women walking, proud and tall, a new body language that screamed confidence”.[Las mujeres rompieron las normas. Jugamos un papel distinto a aquel que nos habían impuesto por tradición y cultura. Luchamos por un cambio, tanto en la política como en nosotras mismas, para probar que estábamos aquí para desafiar esto. Y tuvimos éxito. He visto a mujeres andar, orgullosas y henchidas, con un nuevo lenguaje corporal que grita confianza.]

Le preguntamos si fue solamente en los días de la Revolución o más a largo plazo. Mozn opina que lo importante es que cosas privadas se hicieron públicas. Ya está acostumbrada a ver mujeres luchando.Las mujeres han estado presentes desde siempre. Lo que ha sido diferente en esta revolución es que las mujeres, por primera vez desde que tiene conocimiento, han hablado en público de sus derechos, los han reivindicado. Iban a luchar por ello y para ello, para tomar sus derechos. Y hablaban públicamente de una manera clara, mujeres de todas las edades. Le ha gustado también ver a la juventud. Hay muchas ganas de cambio, de que lo anterior acabe.

Sobre la actitud de los compañeros, dijo que “I’ll never forget the day when young conservative men were the ones who cooperated with young women activists against the ruthless fire of Mubarak’s police force. [Nunca olvidaré cuando hombres jóvenes conservadores estaban codo con codo cooperando con mujeres jóvenes activistas para dinamitar las políticas de Mubarak]

Indica que ha sentado un precedente muy fuerte. Estaba realmente alucinada porque hay sectores muy radicales que no quieren tener nada que ver con las mujeres. Querían habilitar espacios diferenciados, si había espacios mixtos no acudían… Sin embargo, según pasaba el tiempo en la plaza dejaron esas ideas. Recuerda momentos de hablar con hombres que conocía, que en otro momento ni se la habrían acercado, no por desprecio, sino porque no consideran a las mujeres como iguales.

¿Y la violencia? Ya tuvimos conocimiento de los test de virginidad que cometían los militares. ¿Consideras que la violencia era distinta en hombres y en mujeres? Piensa que “los militares, son militares”. Para ellos, la gente de la plaza eran o ladrones (hombres) o prostitutas (mujeres). No había más. Una vez establecidas estas categorías elementales, ejercían violencia. Claro que las agresiones contra mujeres tenían mayor carga sexual: éramos prostitutas.

Sobre la participación de las mujeres en la política.

Nazra ha monitorizado las elecciones desde el 2010, creando un mapa en el que explican los actos contra las candidatas, señalan las diferentes prácticas violentas que se justifican, recogen las impresiones del entorno sobre las candidatas y su competición con los candidatos varones, recuentan la participación femenina, si son tratadas de manera distinta ante las urnas, si se ejerce violencia contra las que participan…

Lo van a seguir haciendo. Además para estas elecciones Nazra ha hecho una monitorización sobre el terreno de 16 mujeres. Las acompañaban en su formación, en su campaña, enseñaban a expresarse, formaban a su equipo… De las 16, una llegó a estar. Ahora en el parlamento hay 8 mujeres elegidas y dos nominadas.

Nazra apuesta por mujeres que no están en Los Hermanos Musulmanes ni en el partido anteriormente en el poder. Aunque no se llamen feministas. No importa que no haya un partido feminista sino que las mujeres estén en la esfera pública, que hablen, que se oiga su voz porque es esto lo que va a hacer que las cosas cambien. Cuando una mujer es capaz de hablar en público, de que lo privado salga a la esfera pública, como pasó en la Revolución, eso es lo importante. En el poder no están las mujeres feministas ni las mujeres que defienden ideas que nos valgan, que construyan una sociedad más justa. No se quiere trabajar con esas mujeres desde Nazra,  además de porque no hace falta al llevar tiempo en la esfera pública.

Han hecho un dossier recogiendo la experiencia que se llama She and Elections: Report and Film Documenting the Experience of Women Candidates  y dentro de poco saldrá un documental.

El futuro tras las elecciones

No cree que los resultados electorales vayan a poner las cosas fáciles a las mujeres. Pero lo que se ha conseguido en la Revolución va a ser difícil pararlo. Las mujeres, los problemas de los derechos de las mujeres están en el espacio público. Se ha hablado de ello y ahora va a ser difícil estar en la situación previa. Es por eso por lo que van a luchar.

Tampoco cree que se produzca una islamización de Egipto como en Irán. En Egipto a la gente no le gusta la invasión de su espacio. Sí saben que Egipto es un país conservador, donde se utiliza el Islam cuando se quiere.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s