Archivo de la categoría: Opinión

Publicidad “de género”

Siempre aparco el coche en la calle y, casi siempre, me toca quitar los papeles de publicidad que me han puesto en el parabrisas.

Esta mañana me he dispuesto una vez más a esa rutina diaria cuando me he encontrado la publicidad de Mudanzas Iberia que, entre otras cosas, utiliza para venderse el reclamo… “EMPRESA DIRIGIDA POR MUJERES”.

mudanzas_iberia

El género llega hasta los panfletos de nuestros parabrisas pero… ¿Qué creen que les ha motivado a ello? ¿Qué valores están queriendo transmitir? ¿Por qué esa decisión?

Cristina

Anuncios

Carta al director de El País

Esta es la carta al director de EL PAÍS que envié esta semana y que no me han publicado, así que la comparto por aquí.

Explotación sexual en España

Sigo con gran interés la serie de reportajes que está publicando El País sobre la explotación sexual en España, una flagrante pero lucrativa violación de los derechos humanos de miles de mujeres, que como leemos en el primer trabajo de esta serie, supone “un drama invisible que provoca una escasa preocupación social”. Pero lo que me resulta sorprendente es que el mismo diario que publica estos reportajes, mantenga en sus páginas los anuncios de Relax. Y es que apenas superada la impresión causada tras leer cómo las mujeres son tratadas como mercancía y “kilos de carne”, cómo la prostitución china es la menos visible, cómo todas son vejadas, su terrible situación en los clubs y en los pisos, su indefensión legal… unas páginas más allá me topo con los anuncios de “relax” donde se ofertan mujeres como kilos de carne y donde podemos comprar, por ejemplo, “Chinas de 18 años”. ¿Acaso no saben los editores de El País que detrás de muchos de esos anuncios se encuentran esas mismas mafias a los que aluden los reportajes? ¿Acaso no es contradictorio escribir sobre este drama invisible mientras nos lucramos indirectamente con él?  Basta de obtener beneficios económicos a costa de los derechos de las mujeres.

Esther

Quiero ser mamá

revista

No, no. La imagen que ilustra este comentario no creáis que pertenece a una revista de los años 50. Este artículo de sugerente título “Jugamos a que… Yo soy mamá” , salió publicado en febrero del año 2009 en la revista Ser Padres, así que por esas fechas ya estaba más que aprobada la Ley de Igualdad que, entre otras cuestiones,  insta a los medios de comunicación a  ofrecer una imagen de las mujeres sin estereotipos y acorde con la realidad actual y su papel en la sociedad ¿Y cuál es este papel según la revista Ser Padres? Bueno, pues si una imagen vale más que mil palabras y nos quedamos con la de esta familia perfecta en miniatura, es como para echarse a temblar, ¿no os parece? Me viene a la cabeza esas películas de los años 5o norteamericanas, con las voluntariosas madres y mejores esposas haciendo montañas de tortitas mientras el marido se prepara para ir a trabajar. O también me viene a la cabeza la imagen menos galmourosa de Gracita Morales preguntando “¿Qué quiere el señoriiito?” . Claro que yo pensé que esas imágenes estaban ya pasadas de moda. Pero no es sólo la foto lo que te pone los pelos como escarpias. Si leemos el artículo, vemos que trata de la importancia del juego simbólico, es decir,  de una etapa fundamental para el desarrollo de la inteligencia de los y las niñas que comienza a los 2 años,  en la que imaginan y representan papeles… ¿y qué papeles nos presenta esta revista en esa etapa tan, como dice, fundamental para su desarrollo y proyección futura?  ¿qué papeles les ofrecemos a niñas y a niños para imaginar? ¿qué corsé seguimos eligiendo para cada uno de ellos? La revista Ser Padres nos lo aclara alegremente:  los niños se imaginan como “astronautas, superhéroes”, y ellas…  primero “bailarinas”, y luego… Madres. Lo que más me ha gustado es el comentario que acompaña la foto: “Los niños reproducen la realidad y la transforman según sus gustos y necesidades. Así liberan las tensiones que han ido acumulando a lo largo del día”. Pues mira qué bien. Ésta es la imagen  de la realidad que en pleno año 2009 seguimos construyendo y transmitiendo a nuestros hijos e hijas, en la que las mujeres ocupan  un rol exclusivo como cuidadoras y guardianas de “lo privado”, mientras ellos leen el periódico y se ocupan de las cosas importantes de la vida. Y además lo hacemos con toda naturalidad y ofreciendo esa estampa de perfección y de mundo ideal. Y encima te dicen que juegan así  no sólo  porque reproducen la realidad, sino porque la “transforman”. Y claro, lo que no te dice la revista Ser Padres es que la madre a la que imita esta niña también trabaja, y que vuelve agotada a casa, y hastiada, y que probablemente de vez en cuando se tome algún ansiolítico para dormir… Qué pena que con este artículo no transformemos esa realidad para la niña que viene detrás. Al menos también juega a ser bailarina, así que  y papá y mamá se sentirán muy orgullosos cuando vean a su hijita con su tutú rosa como una auténtica princesita de cuento.

esther

Miles de linces invaden la red

¡Los obispos tienen los carteles y nosotras la red!… No es cierto. Ellos -inclúyase las corrientes de extrema derecha- tienen muchos medios escritos, radios, televisiones y también la red. Aún recuerdo la campaña que hicieron los sectores más radicales de la derecha en la red para atacar al doctor Montes. A los blogs que se atrevieron a criticar las homilias de algunos monseñores (recordáis aquello de Jesús murió en la cruz sin cuidados paliativos) les frieron a comentarios hostiles, insultantes y aberrates…

Ellos (escribo en masculino porque la inmensa mayoría son ellos) también han creado sus sitios en Internet. Por eso no sólo tenemos que ser más activas en la red y defender nuestros espacios, también debemos ir ganando terreno. Si ellos se atreven a enviar comentarios de lo más desagradable a nuestros blogs, no estaría mal que también nosotras llamásemos a sus puertas. Con educación, que las maneras nunca hay que perderlas.

Enviemos comentarios a las versiones digitales de nuestros diarios nacionales, sean del pelaje que sean; a las radios, a  las plataformas derechosas… No estaría nada mal que hoy, por ejemplo, una lince se colara en su sitio. ¿Os imagináis a miles de linces campando por la red? … Depende de nosotras. Yo, ahora que tengo un rato, voy a abrir la jaula. rs

Explotadores de guante blanco

La trata de mujeres con  fines de explotación sexual es el segundo negocio más lucrativo después del tráfico de armas. Seguro que hemos visto muchas veces esta estadística en los reportajes y artículos que se publican en los periódicos sobre este tema. Pero esos mismos periódicos que utilizan el dato para alertar sobre las terribles dimensiones de una de las formas más flagrantes de violencia de género, fomentan desde sus páginas que el cuerpo de las mujeres continúe siendo una mercancía de compra-venta, despojándolo de su dignidad y autonomía, y con consecuencias que atentan contra sus derechos fundamentales. Y es que  no sólo las redes y mafias ganan mucho dinero comerciando con el cuerpo de las mujeres. Salvo escasas y honrosas excepciones, también los principales periódicos de nuestro país se ingresan cada día sustanciosas cantidades de dinero gracias a la publicidad de contactos. Y dejemos a un lado la hipocresía. Sin entrar en el debate sobre la prostitución voluntaria o involuntaria, detrás de muchos de esos anuncios se encuentran mafias y redes de trata que someten a miles de mujeres a una situación de esclavitud ¿Ignoran este hecho los empresarios de los grandes medios (sí, empresarios en masculino)? Claro que no. Pero si la trata de personas es un delito en España, yo me pregunto si estos grandes magnates de la libertad de expresión no están cometiendo un delito ¿Qué podemos hacer? Como periodistas, comunicadoras, feministas o simplemente ciudadanas, no debemos permitir que los beneficios económicos de unos pocos contribuyan a la explotación de miles de mujeres (unas 600.000 en España). Tal vez es el momento de aprovechar esta Red para alzar nuestras voces contra la retirada de los anuncios, de recordar en los foros periodísticos que esos periódicos están ganando dinero con un delito, de hacer visible esta situación desde nuestros entornos profesionales y con las herramientas con las que contamos. No nos quedemos de brazos cruzados, es una cuestión de derechos humanos: de los nuestros.

esther

Pederastia en la publicidad

La publicidad es una técnica de comunicación  destinada a difundir,  informar y/o convencer al público sobre un bien o servicio con el objetivo de motivar su compra o consumo, eso lo sabemos tod@s, pero la forma en la que lo realizan muchas veces me ha parecido denunciable debido a los estereotipos que perpetúan.  Sin embargo la última publicidad de Frenadol va más allá y legitima la pederastia.

Para quien no  ha visto la publicidad de la canguro lo resumo:  Un hombre de más de 40 años  que está resfriado se pone alegre cuando su mujer  le dice que ha pedido a la canguro que le “cuide”, (y la canguro es una niña, ese es el aspecto que le ponen!); pero cuando la mujer le dice que la canguro no podrá venir sino que vendrá la suegra entonces el “pobre” enfermo decide tomarse rápidamente el frenadol.

En esta publicidad hay mucho que comentar, sobre el imaginaro de la suegra, de la mujer cuidadora, entre otros, pero me quiero quedar en lo que me parece abiertamente descarado: en la apologia de la pedarastia, para la farmacéutica de Frenadol es algo normal y aceptado. Me parece increible que esa publicidad se siga emitiendo por la televisión, y sobre todo que ningún grupo de hombres se haya manifestado por la imagen que da de ellos.  Su silencio dice mucho, por eso me parece importancia dejar escritas estas palabras de repulsa.

Jeanette

Por las mujeres de México

mariachis

El 8 de marzo se ha convertido en un ritual; felicitaciones de amigas y compañeras, manifestación el fin de semana y palabras de coraje, de balance y de lo mucho que aún queda por recorrer… y del peligro de bajar la guardia… porque los derechos de las mujeres no son irreversibles, hay que pelearlos todos los días.

Pero este 8 de marzo ha sido bien distinto. El trabajo me llevó hasta México y tuve la suerte de compartir el Día Internacional de las Mujeres con un montón de feministas en la sede del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo). Esa noche se habló de la desigualdad de las indígenas y de que los 44 millones de personas pobres que hay en México, la inmensa mayoría son mujeres; recordaron a las mujeres de Chiapas, a las que mueren en Ciudad Juárez, a las que no tienen qué darles de comer a sus hijos e hijas, a las que no han ido nunca al colegio…

Realidades que quedan muy lejos de España, pero que son el día a día de millones y millones de mujeres. Cuando oía a esas mujeres estupendas hablar del camino que tienen por delante recordé que jamás podremos hablar de igualdad de género hasta que no seamos todas iguales. Quienes tenemos más recursos debemos luchar por los derechos de todas; a veces se nos olvida.

Tenemos a nuestro favor que el feminismo es uno de los movimientos más globales que existen; antes de que se empezara a hablar de globalización de la economía, nosotras ya trabajábamos en redes globales; ésa es nuestra fuerza y debemos sacarle el máximo partido.

Por las mujeres de México y del resto mundo.

rs