Archivo de la etiqueta: denuncias

Dos trabajadoras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México denuncian acoso sexual

Desde la Red Madrid respaldamos y pedimos apoyo para las dos compañeras periodistas que trabajan en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México, que se han atrevido a denunciar la situación de acoso sexual y laboral que están viviendo. Esta es la carta escrita por las propias afectadas  ¡Denuncia y difunde!

CARTA DE PETICION DE APOYO

A LAS ORGANIZACIONES DE LUCHA,

A LAS COMUNICADORAS Y COMUNICADORES

A LA SOCIEDAD EN GENERA

P r e s e n t e

Por este medio, solicitamos su apoyo para la búsqueda de justicia ante el caso de hostigamiento sexual y laboral que sufrimos dentro de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).Somos dos mujeres profesionistas que tuvimos un desempeño intachable como trabajadoras del área de comunicación social del Organismo nacional. Desde que entramos a laborar allí, una dos años y otra un año 4 meses, fuimos víctimas de las conductas reprobables del Coordinador General de Comunicación y Proyectos, el Lic. Jorge Arturo Zárate Vite.

Como ocurre frecuentemente en estos casos, al principio fue difícil enfrentar la situación y asumir nuestro papel de víctimas. Agotamos la vía del diálogo, inútilmente creímos que el Coordinador dejaría de lado esos comportamientos. Afortunadamente, el momento de valor llegó y decidimos unirnos y denunciar. Nos reunimos con el Primer Visitador General, el Dr. Luis García López Guerrero y tratamos de hablar con Raúl Plascencia Villanueva, presidente de la institución, pero éste último se negó a recibirnos. Fuimos revictimizadas por nuestras propias autoridades.

Fue entonces que levantamos una queja ante el Órgano Interno de Control, misma que hasta la fecha desconocemos si ha tenido algún avance.  Pedimos apoyo y previsiones para no estar más en contacto con el agresor. Estábamos dispuestas a esperar el proceso interno. Sin embargo, Arturo Zárate, apoyado por otros miembros del equipo que conforman el área de Comunicación y Proyectos, comenzó a hostigarnos laboralmente con medidas administrativas, limitando nuestra participación o con presiones de horario.  Las secuelas en nosotras eran evidentes: depresión, enfermedades nerviosas, incluso divorcio en uno de los casos.  Apelamos a la sensibilidad de la CNDH, que es la encargada de velar por la protección y defensa de los derechos humanos en nuestro país y sólo encontramos apatía. La simulación de una institución que dice luchar por la defensa de los grupos en situación de vulnerabilidad se hizo patente.

El pasado 31 de marzo, ante la falta de apoyo, nos vimos orilladas a renunciar porque la situación fue insostenible. Posteriormente decidimos acudir a las instancias legales a fin de llevar este proceso a sus últimas consecuencias y buscar la justicia ante este abuso. Sabemos que no es suficiente y que necesitamos seguir alzando la voz, todas juntas, para terminar con la impunidad en este tipo de casos. Es indispensable exigir cuentas a las autoridades para que no que no se diluya su compromiso, para que ésta no sea una más de las investigaciones fallidas o perdidas. Por eso nos permitimos pedir su apoyo y su solidaridad, convencidas de que estos abusos tiene que erradicarse, de que debemos seguir cuestionando el actuar de las instituciones… de que tenemos un compromiso con aquellas que guardan silencio, con las que son niñas o con aquellas que están por nacer. Queremos un México sin violencia para las mujeres, un país sin simulación.

Atentamente

Las afectadas

(Acudir a nuestra vocera: periodista Sara Lovera saralovera@yahoo.com.mx)

Asesinan a dos locutoras de una radio comunitaria en Oaxaca

Compañeras:

Dos chicas radialistas mexicanas, muy jóvenes, fueron asesinadas en Oaxaca, México. Creo necesario compartir la información que hemos tomado de la agencias Amecopress/CIMAC y que hemos aportado en audio para el informativo www.masvoces.org, que se realiza diariamenta para las radios comunitarias del estado español.

Aquí el texto y al final podeís escucharla a través de un link. Estamos recibiendo comunicaciones de la Red Internacional para ver qué acciones podemos hacer desde nuestros medios. Las mantendremos informadas.

* * * * * *

Teresa Bautista y Felicitas Martínez, de 22 y 20 años de edad respectivamente, locutoras y reporteras de la Radio Comunitaria “La Voz que rompe el silencio”, del Ayuntamiento Popular de San Juan Copala, fueron asesinadas el pasado lunes 7 de abril. La información dice que fueron víctimas de un tiroteo durante una emboscada cuando viajaban -junto a otras personas que resultaron heridas- hacia Oaxaca de Juárez, capital del estado mexicano de Oaxaca. Paradójicamente, las dos locutoras iban en camino a participar en el Encuentro estatal por la defensa de los derechos de los pueblos de Oaxaca, en el que su radio coordinaría la mesa de trabajo sobre Radios Comunitarias.

Teresa Bautista y Felicitas Martínez partieron junto con otras personas rumbo a la ciudad de Oaxaca aproximadamente a la una de la tarde del lunes, donde iban a participar como coordinadoras una mesa de debate sobre “Comunicación comunitaria y alternativa” dentro del Encuentro Estatal por la Defensa de los Derechos de los Pueblos de Oaxaca, que comenzaba el lunes.

La organización local, Centro de Apoyo Comunitario Trabajando Unidos, CACTUS, denunció el asesinato y exigió a las autoridades oaxaqueñas investigar y castigar a los responsables del crimen, a través de un comunicado en el que expresan “nuestro dolor, nuestra rabia y el sentir de nuestro corazón” por la muerte de Felicitas y Teresa.

Junto a ellas, recuerdan compañera/os de CACTUS, “caminamos en la creación de la radio comunitaria Radio Triqui,

La voz que rompe el silencio, la risa y el nerviosismo por ver que su voz le daba voz a los que siempre se les a negado, quienes hacían vivos los acuerdos de San Andrés, al ejercer un derecho a su autonomía de la forma más viva, en el ejercicio pleno de la libertad de expresión; en la practica el derecho de decir lo que pensaban como mujeres, como indígenas, como triquis era y será siempre enternecedor”.

La Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC México) exigió al Gobierno federal, al Gobierno de Oaxaca y a la Comisión de Derechos Humanos de Oaxaca el esclarecimiento y exigió también la detención y juicio de los autores del atentado en donde murieron las locutoras.

Oaxaca, considera AMARC México, continúa siendo ejemplo máximo de impunidad y de violaciones a los derechos humanos, clara muestra de que México está aún muy lejos de ser un verdadero Estado Democrático de Derecho. Afirma también que no es la primera ocasión que emisoras en Oaxaca operadas desde las comunidades indígenas sufren agresiones, pues en el 2006 las y los trabajadores de Radio Nnandiá, emisora permisionada de Mazatlán Villa de Flores, fueron violentamente desalojados de las instalaciones de la emisora. Asimismo, en Radio Calenda, ubicada en San Antonino de Castillo Velasco, sus integrantes sufrieron disparos y fueron fuertemente golpeados.

Las radios indígenas y comunitarias de Oaxaca se han distinguido en los últimos años por llevar información al servicio de las comunidades, rompiendo el esquema de los medios tradicionales, señala AMARC. El asesinato de las periodistas indígenas viene corroborar el clima de inseguridad que existe en el estado, y la represión ejercida por el estado contra las radios comunitarias que ejercen su derecho a la comunicación, estipulada en el Convenio 169 de la Organización Internacional del trabajo (OIT), y contra los municipios autónomos.

“La Voz que rompe el silencio” salió al aire al celebrarse un año de la constitución del municipio autónomo de San Juan Copala. Teresa y Felicitas empezaron a trabajar en el proyecto desde entonces. Esta emisora comunitaria fue creada para informar sobre la realidad que se vive en la región Trique –uno de los grupos indígenas que pueblan Oaxaca, para difundir lo que hace el municipio, cómo se vive aquí y en el estado, sobre la política federal e internacional, dijeron durante la apertura de la radio, porque la región ha estado muy incomunicada y no así se rompería el cerco que impide la comunicación con otras comunidades de Oaxaca y la República.